Conocé el refugio Emilio Frey, en Bariloche

Otra vista del refugio Emilio Frey, en Bariloche

A 1700 metros sobre el nivel del mar, rodeado de torres y agujas rocosas, y a orillas de la laguna Toncek, con sus verdes y frías aguas,  se encuentra el refugio Emilio Frey.
El refugio en sí es uno de las más pintorescos de la región. Una verdadera obra maestra del tallado del granito; los dinteles, antepechos, aristas y otros detalles de gran calidad lograron que el edificio no desentonara con el paisaje. Interiormente está revestido en madera y su techo es de tejuelas.

Refugio Frey, cuna de montañistas

Refugio Frey, cuna de montañistas

Las comodidades que ofrece, son las necesarias para los agotados montañistas que llegan al lugar en busca de un refugio que les permita protegerse de las bajas temperaturas, alimentarse y descansar: un amplio comedor con calefacción a leña, una cocina y dos dormitorios con capacidad para albergar al menos a cuarenta personas. Para garantizar un sueño reparador, las habitaciones cuentan con colchones, almohadas y frazadas. Además, los visitantes podrán utilizar la cocina (con condimentos, cacerolas, platos y cubiertos) y los baños (con agua corriente, caliente, durante las 24 horas), como así también comprar víveres en el kiosco.

Se lo considera la puerta de entrada a las actividades de montaña de la región, ya que al estar inserto en un contexto de numerosas torres de roca granodiorítica, el refugio es uno de los sitios preferidos por los escaladores, que encuentran en el lugar las condiciones ideales para la práctica de ese deporte. Y por su ubicación, sólo se puede accederse a pié o a caballo.

El nombre es un homenaje al ingeniero Emilio Frey, Intentente del Parque Nacional y uno de los fundadores del C.A.B. (Club Andino Bariloche), club que presidió durante 23 años. Frey, nacido el 10 de febrero de 1872 en Baradero, provincia de Buenos Aires, llegó por primera vez a lo que hoy es Bariloche, en 1895, antes de ser construido el primer rancho de Wiederhold.

De padre suizo, terminó sus estudios secundarios y universitarios en Suiza. De vuelta a Argentina, fue contratado por Francisco P. Moreno para colaborar en las expediciones patagónicas. Trabajando en el Museo de La Plata, con la Comisión de Límites y con la Comisión de Bailley Willis, Frey recorrió y exploró toda nuestra región y se radicó en el pueblo de San Carlos de Bariloche.

Era jefe de la Oficina de Tierras, primer intendente del Parque Nahuel Huapi y también intendente del pueblo. Sus últimos treinta años (falleció a la edad de 92 años, en 1964) los dedicó enteramente al C.A.B. desempeñándose como presidente activo y siempre presente en la exploración de varias zonas del parque, en la construcción de refugios, en vasta correspondencia y en los trabajos menudos de un pujante club.

Atardecer en el refugio Frey

Atardecer en el refugio Frey

El refugio nombrado su honor fue inaugurado el 17 de febrero de 1957. En febrero del 2007, el refugio cumplió medio siglo albergando a los amantes de la montaña. Una interesante y necesaria actividad de limpieza del sector fue encarada recientemente, y los detalles pueden leerse en el sitio del refugio.

Enterate la historia de este refugio haciendo click acá.

Accesos
Filo del Catedral: Trekking de verano que comienza donde terminan los medios de elevación, ya sea en Punta Princesa o en el refugio Lynch de Alta Patagonia. Desde la primera son 3 hs horas de caminata mientras que desde Lynch son 3 horas y media. La senda está bien marcada con pintura roja. El terreno es pedrero, bastante irregular y accidentado al principio, de dificultad media. Luego se torna más suave hasta llegar al desvío Refugio Frey (izquierda)- Refugio Jakob (derecha) 100 mts antes de la denominada Cancha de Fútbol, descendiendo bruscamente hacia la laguna Schmoll, de cristalinas aguas. Un nuevo descenso pronunciado y llegamos al fondo de un valle de altura donde está la laguna Toncek, al final de la cual se divisa el Refugio Frey. Se recomienda hacer esta caminata con buen clima, cielo despejado y sin viento. Descender con precaución para evitar torceduras y resbalones.

Picada eslovena: Es la forma convencional de llegar al refugio comienza a un costado de la playa de estacionamiento del Cerro Catedral, donde un gran cartel de madera con letras blancas anuncia el Refugio Frey, visible desde la parada de colectivos. Seguir las flechas que orientan al comienzo y una vez enfilada la ancha huella caminar unos 30 minutos hasta que la ancha huella se transforma en sendero. Este se dirige hacia el sur hasta llegar al Valle del arroyo Van Titter donde comienza a subir. Tras dos horas de marcha se cruza el puente sobre el mencionado arroyo, para llegar 20 minutos más tarde a Piedritas, parada clásica de descanso (recomendamos no ingresar). Una hora más y se llega al Refugio Frey, a 1700 mts. de altitud. Total: 4 hs.
Dificultad: fácil. El regreso a Villa Catedral es de 2 ½ horas, por la picada eslovena.

Otra vista del refugio Emilio Frey, en Bariloche

Otra vista del refugio Emilio Frey, en Bariloche

Caminatas por los alrededores del refugio:
Panorámica Pico Bara, caminata fácil por pedrero, dos horas ida y vuelta, con excelente vista a las torres del catedral.

Laguna Schmoll y Filo: para los que ascendieron desde la base por la picada eslovena, asomarse al filo será una gran oportunidad de observar la cordillera de los Andes desde “arriba”. Dos horas y media ida y vuelta.

Valle del Campanile y Catedral Sur: dificultad media, 6 horas ida y vuelta.

Escalada a la Torre Principal del Catedral: Se recomienda con guía, solo para gente en buenas condiciones físicas motivadas para realizar una escalada de 4º grado en roca. Un gran recuerdo…

Para más información comunicarse con la cabaña de informes del Club Andino Bariloche, calle 20 de febrero 30 o directamente al email nahuel@refugio-frey.com.ar.

Contacto:
(0294) 4321856 o 15 4622201. Su sitio oficial es http://www.refugiofrey.com/


Ver Sendero al refugio Frey – Bariloche en un mapa ampliado

Dejá tu comentario +

No Comments

Dejá tu respuesta

* Required Fields.
Your email will not be published.