5 senderos de trekking en Chos Malal

Te contamos 5 trekkings para hacer en Chos Malal, histórica primera capital de la provincia de Neuquén, rodeada de entorno natural extraordinario. Sus dos ríos, Neuquén y Curi Leuvú, generan paisajes impactantes durante todo el año. El valle tiene como referente al cerro Mayal, una curiosa montaña llena de leyendas en torno al oro y un buen desafío para los aficionados al montañismo.

Rio Curi Leuvú, en Chos Malal, Neuquén

Cerro de la Virgen

En los últimos años la ciudad también se ha transformado en el centro de vuelo a vela por excelencia, con la presencia de pilotos y planeadores de todo el mundo que en muchos casos han batido record mundiales en altura, distancia y velocidad.

Para los amantes de las caminatas, como nosotros, el sector chacras es un lugar con mucha vegetación y colores maravillosos en la primavera y otoño. También los ríos ofrecen una alternativa para la diversión, especialmente en época de verano. Les dejamos aquí una breve descripción de los mejores senderos para trekking.

Es un recorrido con una dificultad media, que puede hacerse en poco mas de dos horas y media. De acuerdo a los puntos por los que pasemos, los tiempos serían unos 60 minutos al Monumento de la Virgen, desde ahí al hito del Ejército Argentino, 30 minutos más.

El sendero arranca en la Plaza San Martín, en la esquina de las calles San Martín y Sarmiento, se camina 50 metros hasta la costanera. Luego, se avanza hacia dos puentes sobre el río Curi Leuvú y Ruta Provincial Nº 43. Entre chacras, a unos 300 metros, se alza el Cerro de la Virgen de 1.131 metros sobre el nivel del mar. Al iniciar el ascenso, la dificultad de la caminata aumenta. El sendero trazado conduce hasta el monumento de la Virgen María, obra realizada en 1950 por la Iglesia Católica y los antiguos pobladores. Cada 8 de diciembre, Día de la Virgen, se realiza una peregrinación que ya es tradicional en la zona. Es un cerro que se puede subir durante todo el año solo, en familia o con amigos, y eso lo hace un punto a visitar y disfrutar.

La flora de estepa domina el paisaje, hallándose especies arbustivas como pichana, neneo, olivillo, molle, coirón, grasa de yegua, jarilla, mostacilla, monte negro, cáter, ephedra o kamán, mayormente. Durante la caminata y los descansos (dónde no deben dejar de hidratarse, no se olviden!) se podrá apreciar el valle de Chos Malal, sus barrios y los diversos cerros que lo circundan.

El suelo está compuesto principalmente de roca sedimentaria y pizarra gris. El último tramo es sobre canto rodado típico de una zona glaciaria como esta. En dirección noroeste podrá verse el monumento a unos 200 metros.

Luego de 60 minutos de caminata se llega al sitio donde se emplaza la Virgen. Además de contemplar el amplio paisaje que ofrece este mirador natural, el visitante podrá experimentar un grato momento espiritual. Muchos aprovechan para expresar agradecimientos a través de placas. Aunque tambien llegan ahí, de acuerdo a lo que nos han comentado, algunas personas que van a hacer daño al monumento. En fin.

Hacia el Sur y Sureste se obtiene una imponente vista de la ciudad de Chos Malal, la unión de los ríos Neuquén y Curi Leuvú, cerros como el Colorado, La Balsa, Pitrén, Mina de Sal Carmelo, Naunauco, Sierra del León, entre otros. Hacia el este se encuentran la Pampa Tilhue y los cerros Tilhue, De la Cruz y De la Tortuga. Al noreste el cerro Negro del Tromen, el Volcán Tromen y cerro Wayle. Al norte los cerros Palao y Negro más parte de la cordillera del Viento. Hacia el oeste, la Cordillera del Viento, Sierra Mayal Mahuida y el Cerro Caycayén.

Si se desea continuar con el trekking, a media hora de distancia en dirección noroeste y por un sendero sin pendiente se llega a un hito colocado por el Ejercito Argentino en 1972, que señala la altura máxima. Vamos a poder observar una gran biodiversidad de arbustos y gramíneas, y es el sitio es ideal para descansar y tomarnos unos mate mirando el paisaje.

Vista de Chos Malal, desde el cerro de la Virgen

Después de un rato de relax, pegamos la vuelta. El camino de regreso pasando el monumento es abrupto, y existe un camino de vehículos hacia la derecha como alternativa, pero ya sabemos que nosotros preferimos la caminata, asi que seguimos. Finalizado el descenso se recorren 200 metros por la ruta Nº 43 y se toma hacia la derecha una calle sin uso vehicular, que es una prolongación de la General Paz, entre las chacras, llegando así a la margen derecha del río Curi Leuvú, finalizando el recorrido luego de cruzar los dos puentes.

Cerro La Tortuga y Agua Escondida

Este es un sendero mas fácil, con una dificultad media a baja, que nos llevará unas dos horas y media para recorrer entre la terminal de micros y la E.P.E.T. Nº 13.

Partiendo desde la Terminal de Ómnibus en dirección este y cruzando por un puente pequeño de metal comienza el sendero que conduce hacia la Ruta Nacional Nº 40 y base del cerro La Tortuga. En este lugar se presentan con claridad los estratos de la roca sedimentaria debido al corte del cerro para el trazado de la ruta.

En dirección sur, a 300 m. aproximadamente, y a la izquierda, se accede a un camino vecinal que guía hasta la cumbre. Se puede transitar a pie, en bicicleta o en vehículo.

Un camino alternativo es continuar por el camino vecinal alrededor de 30 metros y desviar hacia la izquierda, en dirección norte. En esta zona el sendero se encuentra levemente marcado, lo cual se recomienda atención. Lo notable de este área es la abundante flora, debido la menor influencia del viento. Podrán encontrarse especies representativas de la estepa, como jarilla, molle negro, coirón, neneo, yerba blanca, melosa, entre otras.

Transcurridos unos 40 minutos, se arriba al mirador del Cerro La Tortuga. Se podrá apreciar la ciudad de Chos Malal en gran parte y la confluencia de los ríos Curi Leuvú y Neuquén. Asímismo, y considerando los puntos cardinales, podrán observarse los siguientes cerros:

Noreste: Tilhue y Pampa Tilhue
Norte: Volcán Tromen, Wayle, Palao, Negro y de la Cruz.
Noroeste: Cordillera de Viento y en esta el cerro Bayo, cerro de la Virgen.
Oeste: Sierra Mayal y cerro Caycayén.
Sur: cerro Naunauco, Mina de Sal Truquico, cerro Pitrén y Sierra del León.
Este: Pampa Tilhue, cerro del Diablo, cerro de las torres de alta tensión.

Si se desea continuar con el trekking, en dirección noreste, a unos 30 minutos y por un sendero poco marcado, entre subidas y bajadas por cañadones, se encuentra un sector donde los ceramistas de Chos Malal extraen arcillas. También, se alza un horno de ladrillos que se usaba para preparar cal viva. Se podrán divisar los puestos de Agua Escondida, sitios de crianza de cabríos. Los lugareños se proveen de agua proveniente de Las Vertientes de la zona norte. Se recomienda visitarlos durante los meses de octubre y noviembre si se desea adquirir quesos de cordillera y chivitos nuevos.

Desde el puesto de la familia Lara se continúa hacia el sur unos 500 metros, por un camino vecinal hasta llegar a la Ruta Nacional Nº 40. El recorrido finaliza a la altura de la E.P.E.T Nº 13.

Cerro de la Cruz

Otro sendero fácil de hacer, con una dificultad media a baja. El sendero completo puede hacerse en unas dos horas.

Este circuito se puede iniciar desde la Plaza Sarmiento, en la esquina de 25 de mayo y Urquiza. Desde esa esquina caminamos por calle Urquiza unas 9 cuadras, hasta Avenida Centenario. A la izquierda se encuentra el camino para ascender el Cerro a pie, en mountain bike o vehículos 4 x 4. En la cima podrá observarse el valle de Chos Malal junto a un imponente paisaje montañoso y la confluencia de los ríos Neuquén y Curi Leuvú.

El Cerro posee un sendero principal (arista Sur señalizado su inicio con un cartel que lleva el nombre del Cerro) y varios alternativos. Hasta la Cruz es posible acceder en vehículo, a partir de allí sólo se puede recorrer el Cerro caminando o en mountain bike, según el sendero. Dentro de este circuito es posible observar el trabajo de almacenamiento de agua potable para la comunidad y obras para la contención del agua en épocas de lluvia. El trabajo de almacenamiento comprende el primer tanque australiano cerrado para depósito de agua potable.

Desde la cima se podrá observar el “cerrito de la cruz”, que ha quedado situado entre los barrios y ofrece una belleza particular. También, desde este mirador el visitante podrá apreciar construcciones de la ciudad como El Torreón, los puentes, el campanario, la canchita de Güemes y los barrios en su total extensión.

Si estamos en Chos Malal para Semana Santa, el Viernes Santo, podremos observar un Vía Crucis que desde la Parroquia María Auxiliadora recorre las calles de la ciudad, culminando en la cruz que se halla en la cima.

El sendero continua hacia norte, trayecto que lleva hacia la parte más alta del Cerro. Podrá observarse la ubicación de los barrios y el entorno natural de la ciudad de Chos Malal, accidentes geográficos como la erosión de las rocas sedimentarias. La flora de estepa que en la cara oeste es de menor cobertura que en la cara este más especies representativas como el Yaoyín, melosa, neneo, pichana, rabanillo, monte negro, entre otras.

Las Vertientes

Este es, sin dudas, en sendero mas desafiante de Chos Malal. Tiene una dificultad media a alta, y hacerlo nos llevará unas cinco horas.

Este particular recorrido comienza en la intersección de la calle Tucumán y ruta Nacional Nº 40, al norte de la ciudad de Chos Malal, a unos 4 Km. del centro.

El sitio merece ser visitado porque encierra aguas subterráneas que emergen en forma de vertientes y provienen del visible Volcán Tromen, de 4.114 metros sobre el nivel del mar, y del cerro Tilhue de 2.560 metros, que fueron entubadas para su aprovechamiento a principios de la década del ’40. Resulta atractivo por su flora arbustiva, el puesto de veranada, las formaciones rocosas y el entorno paisajístico de la ciudad en su totalidad.

El recorrido comienza al cruzar la ruta 40 por un camino vecinal en dirección noreste hasta llegar a una pequeña chacra. El camino desaparece para dar lugar a un sendero demarcado que permite ascender entre arbustos y cañadones, pasando por una cantera de piedra laja. En esta parada el sendero continúa rumbo este, hasta hallar un sitio de cortaderas, plantas que indican la presencia de humedad. Luego, se camina por un cañadón rumbo Noreste en donde ya se pueden observar los caños que conducen el agua.

Desde esta parada la pendiente es más pronunciada y encajonada y luego de haber recorrido unos 30 minutos aproximadamente se arriba al sector “La Aleta” situado a 1.068 metros de altura. Este lugar es un gran afloramiento rocoso que permite el surgimiento del agua en forma de vertientes que los antiguos pobladores supieron aprovechar como fuente de agua potable con pintorescas obras de ingeniería (casitas de piedra de construcción del lugar y entubamiento por desnivel). Los caños utilizados eran de hierro fundido de alrededor de 70 kg. cada uno y fueron transportados a lomo de mula entre los años ’40 y ’43. Acá aprovechamos la parada para descansar un poco e hidratarnos, unos mates amargos y espumosos que la Colorada ceba y que acompañamos con un pan casero muy sabroso.

Ya descansados, seguimos. El sendero transcurre por la Pampa Tilhue a 1200 m.s.n.m., en dirección Sur. Esta planicie es utilizada por criadores de la zona como puesto de invernada y pariciones durante los meses de octubre y noviembre con sus típicas construcciones: corral de plantas espinosas (molle, yaque, jarilla, grasa de yegua) y una pequeña casa de varilla en tierra.

Desde el puesto de invernada en dirección suroeste se comienza a descender unos 20 minutos hasta acceder a otra vertiente denominada “Los Álamos” a 960 m.s.n.m. Aquí hacemos otra parada, para observar las paredes artificiales de las casitas, refugio colector de agua. Continuando en la misma dirección se encuentra un colector principal el cual señala que se acerca el paraje Agua Escondida, cuyos habitantes se abastecen del agua que surge de “Las Vertientes”. Sorteado este lugar de corrales y viviendas de material se accede hacia el Sur a un camino vecinal de más o menos 500 metros; es el fin del recorrido en la ruta nacional Nº 40 a la altura de la E.P.E.T.Nº 13.

Zona de la Balsa y Cerro Colorado
Otro recorrido con una dificultad media a alta, que puede llevarnos unas tres horas entre ida y vuelta.

Se accede al sitio por la ruta Nacional. Nº 40, luego de cruzar el puente sobre el río Neuquén y virando a la derecha se inician dos senderos que llevarán al visitante al sector de la Balsa y cerro Colorado:

Siguiendo la margen derecha del río Neuquén se recorre por un camino que sirve como defensa en época de crecidas, hecho con rocas sedimentarias. Transcurridos aproximadamente unos 400 metros se camina por la base de un loma que se halla a la izquierda hasta hallar una pequeña laguna rodeada de sauces y tamariscos. Se continúa desde allí en dirección noroeste por unas dunas. Luego, por cantos rodados hasta llegar al cerro Colorado contiguo al río donde se sitúan algunos vestigios de construcciones que permitieran el funcionamiento de La Balsa.

Al salir del puente en la misma dirección se puede observar al frente un camino vecinal y una tranquera a unos 100 metros. Este camino vecinal conduce a la mina de sal Truquico, pero faltando unos 300 metros para llegar a ella se debe continuar hacia la derecha por un sendero angosto por entre la flora del lugar compuesta por pichanilla, zampa, jarilla, molle y mata de piche. También es común encontrarse con roedores llamados cuises. A unos 500 metros se encuentra el sitio a visitar.

Actualmente, quedan escasos restos de las viviendas que habitaron los balseros, los sostenes de la balsa, un pequeño arroyo salitroso, un tamariscal en un amplio arenal, ideal para efectuar un picnic; el Cristo Blanco, unos metros más allá, cuando se asciende al Cerro Colorado, el cual se halla hacia la izquierda. Es interesante la vista panorámica del valle de Chos Malal: ríos, cerros circundantes y chacras que enmarcan a la ciudad.

La historia de la balsa sobre el río Neuquén se remonta hacia 1896, cuando el gobernador Rawson puso en funcionamiento una balsa metálica. Los operarios vivían con sus familias en las inmediaciones del río, conformando entre ellos un equipo de trabajo con división de tareas. Esta dejó de funcionar a fines de la década del ’50 y en 1962, en coincidencia con los festejos del 75º aniversario de la fundación de Chos Malal, el 4 de agosto, se inauguró el actual puente sobre el Río Neuquén. (Datos extraídos del libro Chos Malal, entre el Olvido y la Pasión, Págs.83 a 92. CERCH de C. Lator, C. Arias, M. del C. Gorrochategui y D. Manoukian).

Dejá tu comentario +

One Comment

  1. Sergio

    Voy a ir a chos malal en marzo.
    Excelente toda la información.
    Me pueden decir si estos senderos están señalizados como para poder hacerlos sin guía.
    Muchas Gracias

Dejá tu respuesta

* Required Fields.
Your email will not be published.