Trekking a la cascada Chachín, en San Martín de los Andes

Cascada Chachin - PN Lanin
0saves

En plena selva valdiviana y muy cerca de la frontera con Chile, en contramos uno de los mayores saltos de agua de la región cercana a San Martín de los Andes. El sendero de trekking  a la cascada Chachín es corto, de dificultad baja y puede ser recorrido durante todo el año. La caminata lleva alrededor de una hora, a un paso tranquilo y considerando tiempo para fotos y lectura de los carteles interpretativos. Y por supuesto, para disfrutar del bosque, las aves, las flores y el aire cordillerano.

Desde San Martín de los Andes, el viaje de comienza por el asfalto de la RN 234 hasta el empalme con la RP 48. De ahí en más todo es ripio sinuoso, salvo un sector central que describe una recta prolongada. Hacia la hacia la izquierda se verá la famosa piedra del Trompul, imponente formación solitaria que según dicen anuncia el mal tiempo con su rugido. También quedarán atrás las señales de desvío hacia los balnearios de Yuco y Nonthue.

Hua Hum es los puntos con mayor promedio de lluvias del país: 3.500 milímetros anuales, dato que explica la vegetación más verde y tupida, característica del lugar. Al llegar se divisan la hostería y el muelle; hay que seguir por el camino que conduce a Chile y pasar de largo el museo Van Dorsen. El camino se bifurca hacia la izquierda, atraviesa el puente que cruza las aguas encajonadas del río Hua Hum y sigue, nuevamente hacia la izquierda, en un ascenso de 600 metros hasta llegar al claro donde los autos estacionan. El resto del recorrido se hace a pie y dura cerca de una hora. Se continúa, ya a pie por el camino de la derecha. Una vez atravesada una pampita, se halla el principio de la senda hasta la cascada.

 

 «Cascada Chachin PN Lanin» por Albasmalko - Trabajo propio. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons.

«Cascada Chachin PN Lanin» por Albasmalko – Trabajo propio. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons.

El camino de subida tiene buena cartelería que ayuda a la interpretación de los distintos suelos y especies. La subida es constante, por momentos escarpada, y atraviesa un sendero con ejemplares notables del bosque nativo. En especial llama la atención la presencia del manui, una de las tres coníferas nativas del Parque Nacional Lanín, notable por su corteza dispuesta en placas. El sonido de la cascada acompaña el camino. De golpe, cuando se alcanza el mirador natural, aparece la visión majestuosa de las aguas estrellándose contra las piedras, tras una caída de un poco mas de veinte metros. La cascada se alimenta del deshielo que llega desde las altas cumbres y también de las aguas que aporta el lago Queñi, a 800 metros sobre el nivel del mar. El mirador ha sido reacondicionado por personal de Parques Nacionales. Un entablonado en distintos niveles protege al suelo del intenso pisoteo al que está expuesto. Hay bancos para sentarse a disfrutar del buen momento y barandas que brindan protección a los visitantes.

 

Video por masiriyeh

Fotos por Albasmalko y lookpatagonia.com

Dejá tu comentario +

One Comment

Dejá tu respuesta

* Required Fields.
Your email will not be published.