Historia del refugio Berghof

El Berghof fue la casa del pionero andinista Otto Meiling. En la década del ’30 construyó varios edificios: su casa particular; el refugio que primero se llamó “Bergfreude” (en alemán: “Alegría de montaña”) y posteriormente “Berghof”; dos bungalows (conocidos como “Tábanos” y “Pichi ruca”, que significa “casa pequeña” en mapuche), y un taller donde fabricaban esquíes.

El viejo Refugio Berghof, antes del incendio

Gracias a esta fabrica y el interés de Otto Meiling y otros habitantes de la región venidos de Europa, nace la Escuela de Esquí Tronador, y Bariloche empieza a transformarse en el centro de esquí internacional que es hoy.

El legado que dejó en Bariloche para el andinismo y el esquí es innegable. Su pasión por la montaña lo llevó a abrir nuevas picadas, a colaborar en la construcción de otros refugios y a enseñar gratuitamente esquí, entre otras actividades. A tal punto era su compromiso con la montaña, que legó su propiedad, para que siguiera funcionando como refugio, al Club Andino Bariloche. Su tumba está ubicada a pocos metros de la que fue su casa, en un silencioso bosque de pinos.

El complejo comprendía una serie de viviendas con una típica arquitectura de montaña, dos pequeños refugios independientes (el Refugio Tábano y el Refugio Pichi Ruca) y otras dos construcciones que nos interesan especialmente, ya que poseían un valor particular.

La primera es el Refugio principal denominado Refugio Berghof, con dos plantas y  subsuelo. Era una estructura de madera a la vista, con techo de tejuela de alerce a dos aguas, con lucarnas. Aberturas de medio tronco a la vista. Pisos en madera machambrada y con balcones terraza que enriquecen el frente. Es un paradigma de la arquitectura de montaña.

La otra vivienda fue residencia particular durante 50 años de Don Otto Meiling. Construida también en madera, con techo a dos aguas y un amplio balcón terraza con espectacular vista.

Las construcciones estaban ubicadas en forma estratégica con muy buen aprovechamiento de las vistas y reparadas del viento. Meiling parquizó su predio con especies exóticas. Este lugar fue su residencia permanente por cincuenta años. Siempre vivió en la montaña y miró a Bariloche desde lo alto. Una quinta ubicada en la parte baja le permitía autoabastecerse.

Otto Meiling donó estas propiedades al Club Andino Bariloche. Todo el complejo formaba parte del Patrimonio Histórico Municipal. La construcción data de 1939-40 y fueron construidas por la Empresa Lunde-Reichart.

El Refugio Berghof, estaba abierto todo el año, concesionado por el Club Andino Bariloche como “Refugio de Montaña”, se podía ir a comer algo, tomar el té con tortas, en forma libre o contratando excursiones de turismo de aventura. Constaba de un amplio salón comedor con hogar a leña y estufa central, una cocina y despensa, encontrándose en su parte alta dormitorios para 20 personas.

Lamentablemente, el refugio se incendio el 30 de noviembre de 2011, y resulto completamente destruido. Lla antigua vivienda particular de Otto Meiling donde funciona un museo con sus objetos personales y está ubicada a algunos metros del refugio no fue afectada por el fuego.

Refugio Berghof incendiado

Actualmente, el Club Andino Bariloche se encuentra evaluado ofertas para la reconstruccion del historico refugio. Ahora, según comentó el arquitecto Maxi Álvarez, la idea es replicar el salón para poder continuar con esa propuesta y mantener el espíritu del Berghof, aunque no se trata de una reconstrucción del edificio original, sino que será un edificio más chico, con el mismo aspecto y lenguaje que el del refugio.

Refugio Berghof luego del incendio

La superficie será de 85 m2 y se levantará sobre una base de hormigón y con madera del lugar a través de un informe técnico plan de forestación y asesoramiento del INTA. Sólo se construirá el salón, en una sola planta, sin lugar de alojamiento y con una cocina más amplia. Pero se respetará el aspecto del refugio replicando los revestimientos, ventanas, la chimenea y el balcón, para mantener el encanto del lugar. La idea es en un futuro recuperar el edificio original por lo que éste se construye en otro lugar, cercano a la ubicación que tenía el antiguo refugio.

Se estima que la obra demandará seis meses y esperan comenzar en septiembre. Mientras tanto continuarán los espectáculos en el patio del Berghof. (Actualizado: enterate de cómo avanzan las obras del nuevo refugio Berghof en este post)

Se puede subir caminando, en auto o con el Teleférico Cerro Otto. El camino principal a la cumbre del cerro Otto nace en el Km. 1 de la avenida Los Pioneros, frente a una estación de servicio. Por ahí se puede subir en auto.

Si se elige caminar, las líneas de colectivo N° 50 y 51 llevan hasta el Km. 1 de la avenida. Una vez allí, a 100 mts. sobre el lado izquierdo comienza la senda marcada y en ascenso, la cual lleva a encontrar nuevamente el camino principal. Se pasa por el Centro Invernal Piedras blancas, para después de caminar 1 km. más, llegar al refugio. Este camino tiene excelentes vistas panorámicas, pero como pasan vehículos constantemente, la tierra que se levanta es molesta. La distancia es de 7 km, y el tiempo estimado de marcha de 2 a 3 hs. La subida está catalogada como fácil.

Proyecto nuevo refugio Berghof

Otra forma de llegar al refugio es ascender al cerro Otto por el teleférico que tiene base en el Km. 5, para después bajar caminando desde la cumbre hasta el refugio Berghof. Pero el Complejo Teleférico Cerro Otto ofrece varias opciones turísticas, además de la confitería giratoria, por lo que es más bien una excursión en sí misma.

La picada vieja al refugio Berghof nace en el km. 4,8 de la avenida Los Pioneros, el inicio está marcado por grandes pinos que bordean de ambos lados una calle que asciende por el cerro y más arriba, cuando hay que doblar a la izquierda e internarse en la vegetación, se afina hasta volverse una picada. Este camino se ha visto truncado por propiedades privadas que han cercado sus terrenos sin respetar ni dar opción alguna para los amantes de la montaña, pero de todas formas se puede intentar una ascensión por esta picada, sólo que habrá que bordear un terreno alambrado durante un largo tramo, entre otras dificultades.

Dejá tu comentario +

3 Comments

Dejá tu respuesta

* Required Fields.
Your email will not be published.