Trekking al crater del Copahue

Estando acampando en Copahue, en la provincia de Neuquén, habiamos decidido con la Colorada hacer el trekking al crater del volcán Copahue.

Hay varias opciones para hacerlo. Se puede salir a caballo desde Copahue, o bien tomarse un auto hasta el estacionamiento que da inicio al sendero, o bien una 4×4 que los lleva hasta la base. Como nosotros estabamos con mas ganas de caminar que ser llevados en vehiculos, arrancamos desde el mismo pueblo por la vera de la Ruta Provincial Nº 26. Unos 2,5 kilometros después estabamos en el punto donde te dejan los coches.

Comenzamos a transitar un sendero muy marcado, tal como nos habían comentado en el camping, bordeando las lagunas Las Mellizas para ascender posteriormente 925 metros sobre el faldeo noreste del volcán. Disfrutábamos de los paisajes, hacia el este, el lago y Caviahue; hacia el oeste, el límite con Chile. En las laderas se pueden apreciar las capas de cenizas y arenas volcánicas depositadas por las sucesivas erupciones que el volcán produjo en la última erupción, en el año 2000.

Luego de una primera etapa relativamente nivelada (y por lo tanto, descansada), empezamos a subir mas pronunciadamente. Hasta el punto donde llegan las 4×4, el trayecto es bastante transitado, pero luego afloja en cuanto a la cantidad de gente. Una lástima lo de las camionetas, todo esta cruzado por las marcas. Al mismo tiempo, se hace mas exigente fisicamente. A medida que subimos, el cansancio se comenzo a sentir, y aunque había viento, el sol picaba. Como siempre, mucha agua; salimos siempre con las cantimploras llenas y una botella extra y jugos en sobre para ingerir azucar.

La laguna en el crater del volcán Copahue

La laguna en el crater del volcán Copahue

 

Al llegar al enorme círculo del crater, con su glaciar de nieves eternas, impresionan las paredes acantiladas. Hacia adentro, y a mucha profundidad, se percibe el humo, vapor y un fuerte olor a azufre. De hecho, una racha de viento nos hizo aspirar una bocanada de vapor que nos genero un poco de ardor en nariz y garganta. Además del glaciar, la laguna ácida y una vista única del Lanín, Domuyo, volcanes chilenos y la villa de Cavihue se llevan los premios. El viento era muy fuerte, y esto hacia que se sintiera mucho frío. Pero estando ahí, luego de la subida, con ese paisaje, uno se siente cómodo, chiquito, sereno y pleno. Es impagable la sensación y la satisfacción de haber logrado el objetivo y de poder disfrutar de un paisaje único. Así que, como es nuestra costumbre, nos sentamos a disfrutar unos mates por poco más de media hora y emprendimos el descenso hasta Copahue.

Ya que estamos, la info oficial dice que el cráter se originó como resultado de la actividad volcánica postglacial y se encuentra ocupado por una laguna de 2 a 3 hectáreas de extensión, alimentada por precipitaciones y aguas de deshielo. Las emanaciones gaseosas calientan las aguas de la laguna a temperaturas que oscilan entre 20 y 40 grados y la cargan de gases y sustancias minerales, confiriéndole además un alto grado de acidez. La laguna desagua hacia el este dando origen al río Agrio. Para completar el espectáculo, las entrañas de la tierra producen fuertes ruidos.

Dicen en la oficina de turismo que, en invierno, la excursión se realiza a bordo de los vehículos orugas o snowtracks, que suman más emoción al regreso ya que se puede descender esquiando un trayecto de más de 8 km fuera de pista. Pero de esto yo no se, quizás en alguna otra vuelta pueda comprobarlo!.

Dejá tu comentario +

4 Comments

  1. Hola José!
    La vuelta completa son unas 10 hs. Es cansador, son unos 1000 metros de desnivel. Pero vale la pena el esfuerzo!

  2. Hola amigo, muy bueno este trekking, me interesa hacerlo. Parece bastante exigente, cuanto tiempo demora ida y vuelta y que desnivel acumulado tiene? Gracias!!

  3. Raul (@ilivetotravel)

    Impresionante el lago en el medio del cráter!

Dejá tu respuesta

* Required Fields.
Your email will not be published.