Un trekking que une Argentina y Chile

Lago del Desierto - Santa Cruz

El Lago del Desierto se encuentra ubicado a 34 km al norte de El Chaltén, fuera ya del Parque Nacional Los Glaciares, acariciando la frontera con Chile. La mayoría de la gente que llega hasta acá elige quedarse en la margen norte del lago, hacer trekking y volver o bien animarse y cruzar a Chile caminando. Si bien son pocos km, la dificultad de la ruta provincial 23 obliga a desacelerar y dejarnos envolver por el bosque alto de lengas y ñires.

Si viajan en colectivo y no en coche, podrán hacer este recorrido en líneas regulares entre El Chaltén y el Lago del Desierto, que parten desde el centro del pueblo, habilitadas solo en temporada estival. Aquí les dejo un instructivo de como llegar y que hacer.

Lago del Desierto - Crédito: www.flickr.com/photos/nestorgalina/

Lago del Desierto – Crédito: www.flickr.com/photos/nestorgalina/

Al llegar una de las opciones es tomar una embarcación y recorrer 45 km hasta el extremo norte y navegar uno de los lagos mas desconocidos de Argentina. La lancha cruza varias veces al día el lago transportando turistas y trekkers. Lo recóndito del lugar se explica por la propia inaccesibilidad del Lago, recién a partir de 1996, se puede llegar al mismo por una huella de ripio.

En el año 1994, Argentina y Chile, mediante un laudo arbitral resolvieron sus diferencias, y el Lago quedó bajo jurisdicción argentina. El lago tiene 12 km de largo y 2,5 km de ancho y una precipitación anual de 1700mm, es casi lo único que garantiza la vegetación en este lugar. Por eso es muy común que cualquiera sea el día elegido, habrá lluvia, y la embarcación permitirá disfrutar del paseo y el paisaje, a pesar del mal tiempo.

El Lago tiene un profundo azulverdoso, y 250 metros de profundidad. Las abruptas paredes de la cordillera que caen a él, hacen pensar que por unos minutos los viajeros se encuentran en un hoyo de la cordillera. Las cascadas de agua de deshielo precipitan de una forma escandalosamente linda y los glaciares Viedma y Huemul colgados desde las montañas, se presentan en todo su esplendor. El viaje en lancha, ya es una maravilla.

Al llegar a la margen norte, el Grupo Lago del Desierto, de Gendarmería Nacional dan la bienvenida, hacen los controles de los pasajeros que llegan y también anotan a los que se animen en el trekking.

“Mucha gente nos consulta por la historia de Lago del Desierto, en especial los argentinos”, explica un gendarme.

Todo en el lugar es un paraíso verde y mojado, los cerros ya no se presentan escarpados y el bosque invita a entrar. “Vinimos desde Dinamarca, nos dijeron que es un buen lugar para caminar, pensamos pasar a Chile y desde allí continuar nuestro viaje”, relata Michelle en un mal español. Junto a dos daneses mas, muestran sus mochilas listas para la expedición y se internan en la espesura.

Desde el puesto de Gendarmería parte un sendero de montaña que bordea la laguna Larga y luego la laguna Redonda, y se llega al paso fronterizo abierto de noviembre a marzo. “Algunos turistas arreglan para que los vengan a buscar a caballos desde Chile, pero la mayoría lo hace caminando”, detallan en el puesto de gendarmería.

Aún no es muy conocido este sendero que une los dos países, los europeos fueron los primeros en usarlo y la gente empezó a llegar desde Europa preguntando pro ese posible paso, explican en una agencia de turismo. Después de seis horas de caminata en medio de bosques de ñires y lengas, los turistas deberán presentar papeles y pasaporte para ingresar a Chile, en el paso fronterizo.

Las opciones pueden ser el regreso a Argentina o bien contiuar el viaje aprovechando la lancha que dos veces por semana une Candelaria Mansilla con Villa O’ Higgins, y allí continúa la carretera Austral chilena. “En cada viaje es común que regresemos hasta Chaltén con grupos que fueron hasta Candelaria Mansilla y regresaron, por eso la gente puede sacar el pasaje con el regreso abierto”, explican en la lancha.

El sendero esta marcado, y quienes conocen las artes de caminar en la montaña no necesitarán de una guía. Ingresar a otro país a pie tiene su encanto, salvando el clima y el paisaje, es similar a atravesar la frontera entre Guatemala y Honduras a la altura de Copán Ruinas. Pero ese relato, ya excede este blog!

Fuente: La Nacion.com

[mappress]

Leave Yours +

No Comments

Comments are closed.

  • Comments are Closed