Trekking al refugio Neumeyer

Saliendo desde el refugio Juan Javier Neumeyer, perteneciente al Club Andino Bariloche, o desde su camino de acceso, este sector posee ocho senderos de trekking. Y lo interesante es que algunos son recorridos panorámicos, que nos deleitarán con el paisaje, mientras que otros llegan incluso a incluir tramos de interpretación de la naturaleza. Si están empezando a probar el trekking, si están en familia, o si no se sienten en estado para largas caminatas, este es su punto de incio.

Amancay en el sendero al refugio Neumeyer

Amancay en el sendero al refugio Neumeyer

El primer recorrido que hicimos en esta zona con la Colorada fue un trekking que va desde los llamados “puentes mellizos” hasta el refugio Neumeyer. Resulta que a este refugio se puede llegar, comodamente, en auto. Pero como resulta que nosotros vamos justamente a caminar, elegimos este sendero porque nos permite llegar hasta el refugio Neumeyer evitando el camino vehicular. Y de paso, disfrutar de bosques de lengas, miradores panorámicos y una laguna.

Es un sendero facil, de unas 4:30 hs, que estaba marcado con dos colores, porque en realidad son dos senderos, uno desde los puentes a la laguna Verde (marcado en rosa), y desde ahi al refugio (en rojo). Arranca en el camino de acceso al refugio, justo antes del tercer puente (viniendo desde Bariloche), en un camino ancho que se abre hacia la derecha. Caminamos unos cinco minutos y ya nos acercamos al arroyo Challhuaco, al que mantuvimos a nuestra izquierda por un rato largo mientras que ganabamos altura (aunque las pendientes son muy suaves, incluso en el resto del recorrido, y el desnivel total que hicimos fue de unso 500 metros). Caminamos por un bosque de lengas una media hora, hasta que apareció una bifurcacion marcada con una flecha, que nos marcaba el lugar donde cruzamos el arroyo. Después del arroyo nos encontramos con el tramo mas cansador de subida, pero vamos, dura poco, y el premio es que nos llevó hasta un sector donde el bosque se abrió y nos regaló un punto panorámico. Desde ahí se ven los cerros Ñireco, Blanco y Challhuaco.

Mirador Peñascoso, cerca del refugio Neumeyer

Mirador Peñascoso, cerca del refugio Neumeyer

El sendero volvió al bosque, aunque un poco mas abierto que antes, y con algunos mallines. Pasamos cerca de una cascadita y luego un poco mas de subida, que nos lleva para el lado del cerro Challhuaco. Desde ahi fuimos bajando, lentamente, y entonces llegamos al otro sendero con el que empalmamos, el que va desde la laguna Verde al refugio (y que generalmente se recorre al revés). Vimos el cambio de marcas, que eran rosas hasta aquí y pasaron a ser rojas. En el empalme hay una bifurcación, a la derecha sale el camino a la laguna y al refugio. Pero fuimos hacia la izquierda, un corto recorrido de menos de 10 minutos nos dejó en el mirador Peñascoso, que tiene hermosas vistas del valle que recorrimos y, a lo lejos, Bariloche y el Nahuel Huapi.

Laguna Verde, valle del Challhuaco

Laguna Verde, valle del Challhuaco

Volvimos al sendero al refugio después de una breve parada para admirarnos del paisaje y rapidamente llegamos a la laguna Verde, una lagunita muy linda, que rodeamos por el norte, mientras seguimos bajando lentamente. Más adelante nos cruzamos con el inicio de la senda que lleva hacia la cumbre del cerro Challhuaco (una senda identificada cn marcas amarillas), y finalmente llegamos al refugio Neumeyer, donde terminamos el recorrido. Ahi pudimos descansar un poco, comer algo, y ya volvernos a Bariloche, donde estabamos parando.

El refugio Neumeyer antes de su incendio

El refugio Neumeyer antes de su incendio

El domo que reemplaza provisoriamente al viejo refugio incendiado (foto CAB)

El domo que reemplaza provisoriamente al viejo refugio incendiado (foto CAB)

No dejes de conocer la historia del refugio Neumeyer, hacé click acá


Ver Trekking al refugio Neumeyer en un mapa ampliado

Dejá tu comentario +

One Comment

Dejá tu respuesta

* Required Fields.
Your email will not be published.