El refugio Neumeyer

A tan solo 18 km desde la ciudad de San Carlos de Bariloche, hacia el sudeste de la ciudad, se encuentra el Refugio Dr. Juan Javier Neumeyer, en pleno Parque Nacional del Nahuel Huapi, perteneciente al Club Andino Bariloche. Este refugio esta emplazado en pleno bosque andino, y desde él donde parten ocho recorridos de trekking y senderos que puede realizarla toda persona pues no requieren de una preparación física especial. Toda la familia, incluido niños y personas mayores pueden disfrutar de estos paseos en la naturaleza. Todos los senderos están debidamente marcados con diferentes colores, por lo tanto es muy fácil seguirlos. Algunos son recorridos panorámicos otros son de interpretación botánica andina.

El refugio Neumeyer, base para trekking en el valle del Challhuaco

El refugio Neumeyer, base para trekking en el valle del Challhuaco

El Refugio Juan Javier Neumeyer fue construido por el español Manolo Puente Blanco y se inauguró el 19 de diciembre de 1971. En aquél entonces, el camino vehicular que hoy nos permite llegar hasta él no existía, de modo que todos los materiales se acarrearon con jeeps por precarias huellas en las que quedó demostrada la gran pericia de los conductores comprometidos con la tarea. Recién algunos años más tarde, con la inagotable perseverancia de Manolo se consigue el dinero para construir el camino.

Manolo estaba trabajando en ese entonces para el Club Andino Bariloche, y construía esta infraestructura sobre la idea de hacer del cerro Challhuaco y sus alrededores un centro de esquí. Pertile, Lantschner y Jerman recorrieron la zona y prepararon un proyecto para ese centro de centro de esquí. Las obras del Refugio se llevaban a cabo con partidas de dinero muy escasas, al punto tal que una construcción de tal superficie sería imposible de ser construida con el mismo presupuesto en el radio urbano. El edificio original, hecho con hormigón simple y madera, contaba con comedor, cocina, baños y pieza para el refugiero en planta baja, y dos dormitorios bajo el techo aprovechado.

Hasta 1985, como la mayoría de los Refugios del C.A.B. funcionó de octubre a abril. Esos períodos sin atencion, junto con la facilidad de acceso al refugio, favorecieron que el mismo fuese robado, a pesar de los barrotes que se amuraron frente a las ventanas. Esto se sumaba al hundimiento de cimientos tras el invierno del 84, haciendo peligrar la existencia del edificio. En 1985 se produce un cambio importante para el funcionamiento del Refugio, y para las modalidades turísticas de Bariloche. Con una creativa idea de Cristian Kindt, y el apoyo de su socio Jorge Campos, se presenta un proyecto de explotación del Refugio durante todo el año. Este proyecto era la solución a los robos. Las obras realizadas, son aún hoy, un importantisimo refuerzo a la estructura del edificio, muy castigado con las grandes nevadas del invierno de 1984. Para su explotación, crearon la excursión invernal “Safari Blanco” y la llamada “Safari Verde” para el resto del año. Las excursiones adquieren un gran auge, y el Refugio se convierte en un salón comedor para dichas excursiones. Otra innovación importante sucede en 1991, Fabian Eiras comienza la práctica del esquí de fondo en el Valle.

El formato actual del refugio consta del viejo edificio y de la ampliación construida en madera durante 1993 por el concesionario Marcelo Corengia. En la ampliación hoy funciona un comedor y su respectivo kiosco, y en el edificio viejo un comedor cocina, baños con ducha, y en el techo la pieza del refugiero y un gran dormitorio. El público visitante, sigue siendo el de la excursión, ya no solo por todo el día, sino también en medio día, y también se vuelve a utilizar las instalaciones como Refugio, para los montañeses, mochileros o simplemente para quienes disfrutan de la naturaleza o una noche en un lugar tranquilo. En el invierno se puede practicar las modalidades básicas de moverse sobre la nieve. Esquí nórdico, esquí de travesía, caminatas con raquetas, o simplemente caminar. El resto del año se aprovechan las picadas y el camino para caminar o andar en bicicleta. También hay quienes solamente se acercan para disfrutar del lugar.

En octubre del 2014, un incendio intencional destruyó el refugio. Actualmente, las actividades del refugio se realizan usando domos temporales, hasta tanto quede resuelto el tema de la reconstrucción.

Leé la crónica del trekking al refugio haciendo click aquí!

Dejá tu comentario +

3 Comments

  1. El Caminante

    Yo espero que lo disfrutes! Y que , cuando lo hagas, nos cuentes como te fue. Ya me pegue una vuelta por tu sitio, que se ira llenando de experiencias. Buena caminata, estamos en contacto.

  2. Es mi obligación darme una vuelta por ahí. Saludos.

    El Trekkista.

Dejá tu respuesta

* Required Fields.
Your email will not be published.